Evangelio / Nuestra Liturgia / Glosario / Cartas al Portal / Email / Mapa / Inicio
Volver

Fecha: 2008-07-08
País: Chile
Ciudad: Concepción
Medio: El Sur
Sección: Crónica
Tema: Acción Social
Autor: CARLOS OYARCE S.

LA OBRA FUNDADA POR MONSEÑOR RENÉ INOSTROZA SIGUE VIVA
Ciudad del niño: 52 años de afecto

Muchos niños, cuyos derechos fueron atropellados, son allí protegidos y criados como en familia.

La Ciudad del Niño "Ricardo Espinoza", la obra que fundara el 9 de julio de 1956 el recordado monseñor René Inostroza, fallecido hace 2 años, no sólo se mantiene en el tiempo sino que ha crecido en la zona, manteniendo su espíritu; esto es cuidara los niños hasta devolverles su dignidad. Los egresados, de los más diversos oficios y profesiones, periódicamente regresan emocionados y agradecidos a lo que fue su hogar. Así lo hace Raúl Castillo, camarógrafo del programa "Contacto", del canal r3 y ex camarógrafo del Canal 5, que hoy recuerda con cariño al "Papi", el padre René Inostroza.

El predio de 15 hectáreas, ubica do en calle Alemparte, entre Par que Central y la Universidad Técnica Federico Santa María, en la comuna de Hualpén, mantiene su estructura de cinco casas, donde residen grupos de menores y donde un matrimonio reemplaza a los padres en el cuidado y atención. Pero hoy la Fundación Ciudad del Niño es mucho más que ese hogar inicial, y que se conoce como la casa central.

ORGANIZACIÓN
La fundación está hoy a cargo de la congregación italiana "Pobres Siervos de la Divina Providencia". Es encabezada por el capellán general, sacerdote Giancarlo Renso, y la preside el religioso Silvestre José Zilli.

Trabajan en total 70 profesionales, entre sicólogos, asistentes sociales, técnicos sociales, abogados y administrativos.

Liliana Martínez Contreras, gerente administrativo de la fundación, explicó que la institución cuenta hoy con 5 centros residenciales, uno de los cuales es la casa central y sitio fundacional de la Ciudad del Niño, en calle Alemparte de Hualpén.

Los otras residencias son María Goretti, de Chiguayante, mixto hasta los 10 años, mayoría niñas; Hogar Carlos Masera de Talcahuano; Natividad de María, 17 niñas en Rengo con Manuel Rodríguez, en Concepción; Hogar de Varones en Yumbel. En total sois 228 los residentes, entre niños y algunos jóvenes, varios de los cuales estudian en universidades e institutos de la zona.

También funcionan 4 proyectos ambulatorios, donde son atendidos por profesionales los niños enviados por los tribunales. En esos casos también se entrega apoyo a los familiares directos La subvención del Estado cubre el 40% de los gastos. Las atenciones de menores son subsidiadas por el Estado. Con esos recursos se cancela a los profesionales, pero las residencias tienen un alto gasto, que con las alzas del último tiempo tienen ala fundación en muy mal pie económico. "Pero esta es una obra de Dios y cuando estamos más necesitados aparece algún' ángel', algún benefactor. De todas formas estamos trabajando para gestionar ingresos, ayudas", dice Liliana Martínez, que trabaja allí por más de dos décadas.

EN ALEMPARTE
En la casa central, la más antigua con 52 años, viven 78 niños y jóvenes, varones de entre 6 y 24 años. De ellos hay cerca de 20 menores que estudian enseñanza media, otros cuatro en educación superior y los demás son pequeños de los cursos básicos.

Allí funcionan también tres proyectos ambulatorios; el primero dice relación con el tratamiento de maltrato grave y abuso sexual, que atiende a otros 70 niños y sus familiares. Los programas de atención duran un par de años. También los niños en residencia deben estar un tiempo y después, por orden de tribunales -y por lineamiento nacional basado en la declaración de los Derechos del Niño- deben regresara sus hogares. Los directivos de la fundación señalan que a veces el menor no tiene a nadie. No hay familia ala que regresar. Cuando no tienen donde ir, entonces se les sigue cobijando y se los prepara para la vida del trabajo.

Cuando son capaces y estudiosos, son respaldados y siguen estudios superiores.

La fundación, propia de la región, está a cargo de la congregación italiana "Pobres siervos de la Divina Providencia".